21/4/17

Entrevista y vídeo sobre el "Manual de comunicación escrita en ceremonial y protocolo"



Manual de comunicación escrita en ceremonial y protocolo. Olga Casal


Con motivo de la presentación de mi libro "Manual de comunicación escrita en ceremonial y protocolo", me entrevista Roberto Ledo, director del diario digital ES Comunicación Galicia.

Comparto la noticia y el vídeo, donde hablo sobre la importancia de la comunicación a través del lenguaje escrito en un entorno en el que cada vez escribimos más y, paradójicamente, nos comunicamos peor.

Las habilidades de comunicación social en el entorno tanto profesional como pe
esarnos a través de los documentos escritos es crucial para construir una marca personal creíble y que genere confianza. Porque escribir es mucho más que juntar letras. Escribir es comunicar, transmitir ideas, pensamientos. No hacerlo de manera eficaz y convincente es imperdonable.

La noticia se puede leer en el siguiente enlace:



El vídeo con la entrevista se puede ver en el siguiente enlace:


video


Para acceder a un resumen del libro y adquirirlo (papel o e-book), ver el enlace a la Editorial Síntesis:





10/4/17

Sobre eventos y turismo. Entrevista publicada en la UOC

Entrevista a Olga Casal. UOC

Comparto la entrevista que me hace la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) como consecuencia de mi colaboración docente en la materia de organización estratégica de eventos. En ella hablo de diversos aspectos de la comunicación a través de los eventos, especialmente de los que están relacionados con el sector turístico.

Hago hincapié en la necesidad de entender que los eventos son acciones de comunicación y, por tanto, deben transmitir un mensaje contruído en torno a unos objetivos previamente definidos. Porque los eventos forman parte de la comunicación estratégica y su verdadera finalidad es favorecer el contacto directo de las organizaciones con sus públicos. Hablamos de relaciones públicas, no sólo de fiestas.

Pero nada de esto se puede improvisar ni llevar a cabo sin la formación adecuada.

La entrevista completa se puede leer en el siguiente enlace:

28/1/17

Melania y el "paquete bomba"

Melania y el paquete bomba. Olga Casal

El regalo que Melania Trump llevó a Michelle Obama el día del traspaso de poderes, cuando la visitó en la Casa Blanca, ha llenado páginas de diarios y horas de televisión. Y sigue dando que hablar.

El magacine YES, que publica La Voz de Galicia los fines de semana, se hace eco de la noticia en un reportaje de Sandra Faginas, que ha contado para ello con la opinión de Mar Castro y la de una servidora. El famoso paquete queda aquí denominado como "paquete bomba" o "regalo envenenado".

Hay que ver cuánto dio de sí una simple anécdota, que no es tan simple, porque revela aspectos comunicativos que no tendrían importancia en la vida del común de los mortales, pero sí la tienen -y mucha- cuando hablamos de altos mandatarios, expuestos a la curiosidad mediática, especialmente en un acto de la relevancia política de éste.

Si te interesa leer el reportaje completo puedes hacerlo pinchando en el siguiente enlace:



Melania y el paquete bomba. Olga Casal




















21/1/17

Investidura presidencial en EE.UU. Esposas y biblias


Investidura presidencial en EE.UU. Esposas y biblias
El presidente Trump jura su cargo sobre dos biblias que sostiene su esposa

Los presidentes de los EE.UU. de América juran su cargo sobre la biblia. 

A pesar de tratarse de una ceremonia civil que tiene lugar cada cuatro años en un país laico por convicción, los presidentes utilizan las Sagradas Escrituras como símbolo de su compromiso de lealtad a la nación, respetando una tradición centenaria. Durante el acto, el presidente de la Corte Suprema toma juramento al presidente electo, mientras éste levanta su mano derecha y posa la izquierda sobre el texto sagrado, sostenido por su esposa.

La tradición de jurar sobre la biblia fue inaugurada por George Washington, el primer presidente de Estados Unidos, que tomó posesión de su cargo en 1789. Desde entonces, sólo tres presidentes, de los cuarenta y cinco, omitieron esta costumbre durante su ceremonia de investidura y por muy diversas razones: John Quincy Adams, que en 1825 prefirió usar un libro de derecho; Theodore Roosvelt, en su primera toma de posesión en 1901, que no utilizó ningún libro; y Lyndon B. Johnson, que posó su mano sobre el Misal Católico Romano de John F. Kennedy en 1963, en su apresurada jura a bordo del Air Force One tras el asesinato del presidente.

Investidura presidencial en EE.UU. Esposas y biblias
George Washington toma posesión de su cargo presidencial en 1789
Durante las tomas de posesión acontecidas en la primera mitad  del siglo XX, las esposas de los presidentes estarán presentes durante la jura, como atestiguan las imágenes que se conservan de las investiduras de Truman (1945), Eisenhower (1953), Kennedy (1961) y Johnson (1963), pero en ningún caso desempeñan otro papel que el de meras espectadoras y testigos del acto.

Investidura presidencial en EE.UU. Esposas y biblias
Investidura del presidente Truman en 1945

Investidura presidencial en EE.UU. Esposas y biblias
Investidura del presidente Eisenhower en 1953


Investidura presidencial en EE.UU. Esposas y biblias
Investidura del presidente Kennedy en 1961


Investidura presidencial en EE.UU. Esposas y biblias
Investidura del presidente Johnsosn en 1963, a bordo del Air Force One, tras el asesinato de Kennedy
En el siguiente enlace se puede observar una galería de fotos de las tomas de posesión de todos los presidentes estadounidenses, en orden cronológico:


La costumbre de incorporar a la esposa al ritual de la jura del cargo nace con el presidente Richard Nixon, que ya en su primera investidura en 1969  cuenta con la presencia de su esposa Pat sujetando la biblia sobre la que él expresa su juramento. Repitió esa puesta en escena en su segundo mandato, en 1973. 

Investidura presidencial en EE.UU. Esposas y biblias
Primera investidura del presidente Nixon en 1969, el primero en jurar sobre una biblia en manos de su esposa

Investidura presidencial en EE.UU. Esposas y biblias
Segunda investidura del presidente Nixon en 1973

Desde entonces, todos los presidentes han reproducido esta modalidad en las escalinatas del Capitolio, convirtiendo la investidura en el momento en el que la primera dama (FLOTUS: First Lady of The United States) comienza a ejercer sus funciones institucionales al lado del presidente (POTUS: President of The United States). Como es sabido, en los EE.UU. la primera dama tiene un papel muy activo al lado de su esposo, generalmente atendiendo a causas de naturaleza social, humanitaria o relacionada con la infancia, lo que refuerza la imagen del presidente durante su mandato. Ambos actúan como un equipo y cada uno tiene su cometido.

El presidente Trump repitió la fórmula establecida por la costumbre durante décadas, jurando su cargo sobre dos biblias que reposaban en manos de su esposa Melania: la biblia de Lincoln y la suya propia, regalo de su madre en 1955 cuando terminó la escuela primaria. La misma biblia que había exhibido en innumerables ocasiones durante la campaña electoral, tratando de captar el voto de las clases medias trabajadoras, que en EE.UU. se caracterizan por su apego a las creencias religiosas cristianas.

Investidura presidencial en EE.UU. Esposas y biblias
Donald Trump durante la campaña electoral, enarbolando la biblia que, más tarde, usaría en su investidura

La biblia de Lincoln, custodiada y venerada en la Biblioteca del Congreso, tiene su origen en una curiosa historia: la biblia personal de Lincoln se encontraba empaquetada con el resto de sus pertenencias en plena mudanza desde Springfild, Illinois, hacia Washington, por lo que fue necesario comprar una sobre la marcha. El encargado fue William Thomas Carroll, secretario de la Corte Suprema de Justicia, que adquirió una publicación de la Oxford University Press, edición King James (rey Jacobo) del año 1853,  encuadernada en color vino y con los bordes de metal dorado.

William Thomas Carroll escribió un texto de su puño y letra en la última página que se conserva intacto: “Yo, William Thos. Carroll, secretario de la citada corte, certifico por la presente que esta copia de la Sagrada Biblia es aquella con la cual el Hble. R. B. Taney, presidente de la Corte Suprema, tomó juramento al Excelentísimo Abraham Lincoln como presidente de los Estados Unidos”.

La declaración de Thomas Carroll remata con el sello de la Corte Suprema de Justicia en la guarda de la biblia.
Investidura presidencial en EE.UU. Esposas y biblias
Texto manuscrito en la última página de la biblia con la que juraron Lincoln, Obama y Trump

Este ejemplar no volvió a salir de la biblioteca hasta que fue la elegida por Barak Obama para sus sucesivos juramentos, en 2009 y 2012. En ambas ocasiones la acompañó por la que perteneciera a Martin Luther King Jr., todo un símbolo de los derechos civiles.  Así, Obama se convirtió en el primer presidente estadounidense que utilizaba dos biblias para jurar su cargo. Donald Trump fue el segundo. Quién sabe si, a partir de ahora, esta singularidad se convertirá en una costumbre y quedará definitivamente integrado en el ceremonial de las tomas de posesión presidenciales.

Como apunte personal, diré que me llena de admiración este país sin complejos que es capaz de respetar las tradiciones que forman parte de su cultura y sus orígenes, sin renunciar a incorporar nuevos formatos en las ceremonias más solemnes. Y todo con la mayor naturalidad.

Investidura presidencial en EE.UU. Esposas y biblias
Primera investidura del presidente Obama, en 2009

Investidura presidencial en EE.UU. Esposas y biblias
Segunda investidura del presidente Obama, en 2012

27/9/16

Acuerdo de paz en Colombia, un evento en blanco



La paz ha llegado a Colombia. Tras cincuenta y dos años de conflicto armado entre el Estado y la guerrilla de las FARC, por fin, se ha firmado la paz en un acto institucional que ha servido para mostrar al mundo el comienzo de una nueva era. Un ejemplo de estrategia comunicativa que toma como eje central un evento perfectamente orquestado y orientado a sus objetivos.

Colombia se ha convertido en el foco de la noticia y ha sabido aprovechar la oportunidad para enviar al mundo un mensaje de concordia a través de los actos institucionales que rodearon tan histórico momento. La puesta en escena, calculada al milímetro, ha contribuido a transmitir eficazmente la imagen de una nueva Colombia, moderna y segura, que se proyecta hacia el futuro. Múltiples elementos escenográficos cargados de simbolismo han servido para condensar el mensaje y transmitirlo eficazmente a través de los medios de comunicación que se han hecho eco, con entusiasmo, del feliz acontecimiento. Veamos el vídeo:



La ciudad de Cartagena de Indias, la más turística del país, fue la elegida para acoger a una veintena de dignatarios internacionales, como el presidente de Cuba, Raul Castro; de Argentina, Mauricio Macri; la presidenta de Chile, Michelle Bachelet; el secretario de Estado de EE.UU.; John Kerry o el rey Juan Carlos, en representación de España, además de 250 víctimas del conflicto, que también estuvieron presentes como parte interesada y sufridora del enfrentamiento armado que se da ya por finalizado. Todos ellos vestidos de blanco, como una sola voz, se dieron cita en la Plaza de Banderas del Centro de Convenciones de Cartagena, donde se firmaría el acuerdo entre el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y el exguerrillero Timochenko. Un momento cumbre en el que los ojos del mundo se posaron sobre este país que deja atrás la guerra más larga que se recuerda en el continente americano.


El tema estrella del acto era claro y conciso: la paz. El color blanco y la paloma son elementos universalmente reconocidos como símbolos de la paz, por lo que todos los recursos escenográficos y visuales apuntaban en el mismo sentido. El blanco lo impregnaba todo. Fue el elegido para el escenario, las sillas, los globos, la mesa de la firma y la vestimenta de todos los comparecientes e invitados. La paloma,  por su parte, se convirtió en la marca del encuentro, y estuvo presente en el escenario, en la comunicación gráfica  e incluso en los pins que los asistentes llevaban en sus camisas. Palomas blancas, camisas blancas.La paz como lema.




Pero hubo más. El bolígrafo con el que Santos y Timochenko estamparon su rúbrica se convirtió en otro de los símbolos del momento. El “balígrafo”, como se le bautizó, es en realidad una bala reconvertida en bolígrafo y representa la evolución que Colombia está viviendo, que la lleva de una situación de guerra interminable a otra de paz enormemente deseada. En su lomo lleva grabada una frase que  recoge el espíritu del encuentro: “Las balas escribieron nuestro pasado, la educación nuestro futuro”. Para la ocasión se fabricaron más de medio millar de “balígrafos” con balas de ametralladora y fusil, que servirían de obsequio a los invitados a la ceremonia. Un detalle original y cargado de significado que contribuyó eficazmente a dotar de emoción un momento que marcará un antes y un después en la historia de Colombia y de toda Iberoamérica.

El acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC deja tras de sí un rastro de largas negociaciones, encuentros y desencuentros, pero culmina en un acto perfectamente articulado que escenifica y grita al mundo el deseo de un pueblo: la paz ha llegado. Un modelo de eficacia comunicativa a través de los eventos, que demuestra que lo fundamental es fijar el objetivo. Los recursos y las técnicas deben ir en consonancia, con sencillez, para no desvirtuar el mensaje. Colombia nos ha brindado un gran ejemplo.